CONTRATO DE SOCIEDAD MERCANTIL

Dentro de la categoría de Contratos Mercantiles, se encuentran los Contratos de Sociedad Mercantil. Aquello que los caracteriza es que constituyen un documento legal que concibe a una sociedad, entre dos o más personas, como un contrato donde se obligan a poner bienes o dinero en común para un fin comercial del cual se repartirán las ganancias obtenidas.

Por estos motivos, los Contratos de Sociedad Mercantil tienen una naturaleza organizacional, con carácter duradero, de colaboración y de tipo plurilateral (un fin común para todas las partes). Estos se pueden efectuar entre particulares, ya sean personas físicas o morales (sociedades, instituciones).

A continuación, veamos sus principales características.

Elementos del Contrato de Sociedad Mercantil

Como sucede con todo documento legal, los Contratos de Sociedad Mercantil están estructurados en varias secciones. Primeramente se encuentra la sección de Presentación, luego la de Declaraciones, posteriormente el apartado de  Cláusulas y se concluye con las Firmas. Desarrollemos brevemente los aspectos más importantes de cada uno de estos apartados.

Presentación

Esta sección consiste en un párrafo que indica tipo de contrato (Contrato de Sociedad Mercantil) y que especifica a los representantes de las partes firmantes. Por ejemplo:

CONTRATO DE SOCIEDAD MERCANTIL

DENOMINADO COMO “EL CONTRATO” QUE CELEBRA POR UNA PARTE ______________ , Y POR LA OTRA PARTE _________________, CON EL OBJETIVO DE FUNDAR UNA SOCIEDAD AL TENOR DE LAS SIGUIENTES DECLARACIONES Y CLÁUSULAS:

Declaraciones del Contrato de Sociedad Mercantil

La función de esta sección es especificar a las figuras legales que representan a cada parte, con sus datos personales o institucionales. Es imprescindible que ambas partes anexen los documentos oficiales que amparan cada una de sus declaraciones.

Cláusulas comunes en un Contrato de Sociedad Mercantil

En este contrato las cláusulas tienen la función de establecer los acuerdos por los que se regirán las partes y todas las condiciones bajo las cuales  se funda la sociedad. Se trata de la sección más importante, pues las partes quedan atadas a los términos y las condiciones que aquí se establecen.

La redacción de las diferentes cláusulas puede organizarse por las siguientes categorías:

  • Nombre, Domicilio y Objetivo de la Sociedad. Debe establecerse y citarse el nombre de la sociedad que fundan entre las partes, su domicilio y el objeto social o fin de la misma.
  • Fecha de inicio de las operaciones y duración de las mismas. Tiene que designarse la vigencia que tendrá la Sociedad (sea por un período finito o de carácter indefinido), así como la fecha a partir de la cual la misma comienza con sus procesos.
  • Monto inicial de apertura y Cantidad aportada por cada socio. Es indispensable que se especifique la cantidad de capital que aporta cada una de las partes involucradas, así como el monto total con el cual cuenta la Sociedad en el momento de su fundación.
  • Representante de la Sociedad. Se debe establecer a alguna de las partes como el Representante de la Sociedad, cuya firma será la que en lo adelante la represente ante futuros litigios o negociaciones.
  • Distribución de ganancias. Siempre tiene que establecerse cómo han de distribuirse las ganancias. El caso más usual es que se distribuyan en los mismos porcentajes de las aportaciones que efectuaron las partes al capital inicial.
  • Casos de liquidación o rescisión. Han de establecerse las formas y los motivos que pueden dar fin a la Sociedad, así como el proceder con los fondos que corresponde para dicho caso. Es importante también que se contemple la posibilidad de que una de las partes decida retirarse de la Sociedad, en cuyo caso tiene que establecerse la manera en que se le entrega una parte de los fondos.

Firmas y anexos

En esta última sección, ambas partes realizan la firma del contrato. Para ello, debe escribir el representante su nombre a puño y letra, así como firmar y poner sus huellas dactilares (los pulgares) en los extremos del nombre.

Este proceso de firma debe repetirse en cada página del contrato, aunque sean otras secciones. El motivo de esto es garantizar que las partes se responsabilicen de los acuerdos que estén en otras páginas.

A pesar de toda la información otorgada, siempre debe consultarse con algún abogado el contrato para tener la certeza de que éste es válido y cumple con los requisitos estipulados en la nación en materia de Derecho.

Formato de Contrato de Sociedad Mercantil

 

A continuación ponemos a tu disposición un formato de Contrato de Sociedad Mercantil para que puedas descargarlo  y generar el tuyo. Recuerda que puedes agregar tantas cláusulas como te sean necesarias a fin de que se adapte a tus necesidades. Las descargas son gratuitas, seguras e instantáneas.

Formato de Contrato de Sociedad Mercantil
Formato de Contrato de Sociedad Mercantil

Descarga Formato de Contrato Sociedad Mercantildescarga el formato

Te podria interesar

Si te ha servido este documento compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *