CóMO RECHAZAR UNA OFERTA DE TRABAJO

por Redacción Milformatos el 31 de diciembre de 2020

A nadie le gusta escuchar un “No” rotundo, dicho rudamente o sin gentileza. Puede haber distintos motivos por los cuales decidas no aceptar un empleo, pero saber cómo rechazar una oferta de trabajo es más importante de lo que imaginas. Nunca sabes las vueltas que da la vida y el día de mañana, podrías encontrarte solicitando trabajo en la misma empresa en la cual hoy decidiste no laborar. Por eso te hemos preparado este artículo en el cual te vamos a explicar cómo hacer esto de manera cordial, respetuosa y efectiva, sobretodo, pensando en un futuro.

¿Qué implica rechazar una oferta de trabajo?

Cuando tomas esta decisión, seguramente es porque has encontrado una mejor, o quizá algún aspecto de la vacante no te agradó del todo. Sin embargo, independientemente de cuál sea tu motivación, es importante que dejes una buena impresión y que no te cierres las puertas para un futuro. Rechazar una oferta de trabajo no es algo inaceptable, pero no debe ser tampoco algo de lo que puedas arrepentirte más adelante.

 

En principio, probablemente ninguna empresa esté contenta con ser rechazada. Considera que si te hicieron una oferta, es porque invirtieron tiempo en ti durante su proceso de reclutamiento de personal.  Desde la selección de tu currículum, hasta tu entrevista de trabajo y otras pruebas por las cuales seguramente tuviste que pasar.

De manera que un rechazo debe hacerse rápida, honesta y educadamente. Ten en cuenta que es muy probable que la empresa guarde tu expediente, tanto tu CV como tu proceso de selección, por lo que en un futuro podría presentarse una nueva oportunidad en el mismo lugar, que sí cumpla tus expectativas o llame tu atención. Por lo tanto, debes aprender a decir que no de una manera adecuada.

¿Cómo rechazar una oferta de trabajo?

 

Es raro que después de una entrevista te hagan una oferta de manera inmediata. En el improbable caso de que esto suceda, o si te piden que asistas nuevamente para realizarte la oferta en persona, piensa bien antes de tomar una decisión. A menos que haya un motivo extraordinario y extremadamente claro, como un sueldo muy por debajo de tus expectativas o alguna razón personal, difícilmente podrás tomar la decisión de inmediato.

Por lo tanto, si necesitas tiempo para pensarlo, exprésalo sinceramente e infórmale a la persona que te comunicarás a la brevedad posible. De esta manera evitarás tanto tomar una decisión incorrecta, como rechazar la oferta de manera inadecuada.

Explica el por qué de tu decisión. No te limites a decir “lamentablemente no acepto, gracias”. Es importante que expongas tus razones. No necesitas hacerlo detalladamente, por el contrario, debes ser conciso. Pero sí es importante que externes esta información, porque quizá el reclutador tenga una buena imagen de ti y piense en el futuro en alguna opción más adecuada para tu perfil.

Debes exponer tus razones con sinceridad. Quizá haya cosas que quieras omitir, lo cual es válido; sin embargo, no es correcto que mientas en el por qué de tus motivos para rechazar una oferta de trabajo.

Cómo rechazar una oferta de trabajo, en persona

En caso de que, a pesar de todo, estés completamente seguro que no aceptarás la oferta y decides rechazarla en el momento, además de los lineamientos generales, toma en cuenta lo siguiente:

  • No te compliques a la hora de hablar. Como te mencionamos, lo mejor es decir la verdad. No necesitas disfrazar tus razones detrás de frases elaboradas o de una formalidad exagerada. Basta con que seas educado y te expliques con propiedad.
  • Mantén contacto visual y un correcto lenguaje corporal. Aunque pueda resultarte incómodo, es importante que tu lenguaje corporal exprese lo mismo que tus palabras. Si por ejemplo te cruzas de brazos y desvías la mirada, podría parecer que te sientes culpable o que no estás seguro de tu decisión. Compórtate naturalmente y no te sientas presionado, es válido que el interés con la empresa no sea mutuo y no debes avergonzarte.

Cómo rechazar una oferta de trabajo, por teléfono

Como difícilmente podrás rechazar la oferta en persona, ésta será en realidad la opción más adecuada. En este caso, estas son las observaciones que debes considerar:

  • Realiza la llamada lo más pronto posible. Si ya pudiste pensar y considerar tus opciones, y has tomado una decisión, no dejes pasar más tiempo del necesario. Considera que la empresa tendrá que seleccionar a alguien más, por lo que lo más correcto es que no les hagas perder tiempo valioso.
  • Da las gracias. Antes de decir que no, agradece el haber sido considerado y además, haber recibido la oferta de trabajo. Demuestra que tu interés al haberte postulado para la vacante no fue falso y que estás agradecido por las atenciones que recibiste (personaliza lo que vas a decir de acuerdo a cómo haya sido tu proceso). Eso sí, no exageres ni adules falsamente a nadie, limítate a expresar tu agradecimiento sincero.
  • Rechaza la oferta. Procura empezar con algo que suavice la noticia como, “lamentablemente” o “desafortunadamente”, y expresa con claridad que no aceptarás la oferta, explicando brevemente tus razones. No entres en demasiados detalles, pero tampoco te limites a decir “no” sin delicadeza; tómate el tiempo de hacerles ver que no fue fácil decidir y que tuviste que pensar bien tus opciones antes de tomar la decisión.
  • Sé diplomático. Si después de exponer tus razones te piden alguna otra explicación o te hacen una pregunta, tómate el tiempo de responder firme, pero amablemente. Procura mantener un tono positivo en todo momento. Siempre ten en cuenta que podrían buscarte de nuevo en un futuro.
  • Despídete educadamente. Una vez que haya pasado el trago amargo, da las gracias de nuevo, por el tiempo y atención que te brindaron y despídete muy educadamente. No tengas prisa por colgar porque te sientes incómodo, lo que correcto es que le dediques el tiempo necesario a la llamada.

Cómo rechazar una oferta de trabajo, por e-mail

Este medio debe ser en realidad un paso posterior a tu llamada, como un refuerzo para que conste por escrito lo que platicaste con tu interlocutor. Para ello lo recomendable es que sigas los pasos de cómo redactar un correo formal. En el cuerpo del mensaje, debes exponer de manera breve, clara y concisa, las razones de tu decisión.

¿Qué hacer si no estás seguro de tu decisión?

Lo primero que debes hacer es ponderar tus opciones. Si tienes más de una oferta en pie, debes comparar tus opciones y considerar cuál es la más adecuada para ti y tus necesidades. Recuerda que es válido tomarse un tiempo prudente para pensar lo que quieres. Sin embargo, lo que o debes hacer se dejar correr el tiempo y perder la comunicación con la empresa, pues eso te hará quedar mal y pudieran incluso retirar la oferta sino tomas una decisión a tiempo.

Te podria interesar

Si te ha servido este documento compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *