¿CóMO LLENAR UN CONTRATO DE ARRENDAMIENTO CON FIADOR?

por Concepcion el 13 de agosto de 2022

Si deseas rentar una propiedad, debes garantizar que estarás protegido ante riesgo de fraude, impago u otras eventualidades. Por este motivo, contar con un fiador es de gran importancia. Si no sabes cuál es la función de esta figura, aquí te explicamos cuál es su papel. Además, te daremos algunos consejos sobre cómo llenar un contrato de arrendamiento con fiador.

No olvides de visitar la sección de guías en donde encontrarás otros artículos de interés con más consejos relacionados con contratos y temas legales.

¿Qué hace el fiador en un contrato de arrendamiento?

El fiador es una figura de carácter civil que cumple un papel fundamental en la renta de inmuebles. No importa si se le dará un uso habitacional, comercial o industrial, su objetivo es garantizar que el inquilino cumplirá con sus obligaciones de forma puntual ante el arrendador.

 

Debido a la importancia del fiador, debe cumplir con algunas características importantes. Debe ser una persona de confianza del arrendatario, ya sea un amigo o familiar, con la facultad de asumir cualquier responsabilidad económica derivada del acuerdo. Por este motivo, es importante que sea mayor de edad, cuente con un historial crediticio positivo y reciba ingresos periódicos.

Una persona menor de 18 años, mayor de 65 o que no tenga la facultad de darse a entender por escrito no puede ser fiador. El arrendador puede excluir a los adultos mayores que se encuentran retirados o no. Sin embargo, es importante que se verifiquen sus facultades económicas antes de aceptarlo.

¿Cómo se hace un contrato de arrendamiento con fiador?

 

Un contrato de arrendamiento con fiador siempre debe presentarse por escrito. No es ilegal realizar el acuerdo de manera verbal; sin embargo, en caso de alguna disputa o juicio, es importante contar con un documento que acredite el acuerdo. Aclarado lo anterior, la estructura debe ser la siguiente:

Título

El documento siempre iniciará con la leyenda “Contrato de arrendamiento de inmueble” o “El presente contrato de arrendamiento con fiador”. Asimismo, se deben mencionar los nombres de las partes involucradas: arrendador, arrendatario y fiador. Su dirección y demás datos pueden o no mencionarse en la parte inicial.

Declaraciones

En este apartado se reúne toda la información de cada una de las partes involucradas en el siguiente orden: Arrendador, Arrendatario y Fiador. Además de sus datos, se establece su mayoría de edad, se menciona su interés en celebrar el contrato, capacidad jurídica, económica y compromiso con el acuerdo.

Cláusulas

Se enumeran las reglas para convenir el arrendamiento. Estas tienen validez legal y, de ser necesario, podrían hacerse cumplir ante un tribunal. No hay un número determinado de cláusulas. El contrato puede largo y detallado o breve y puntual. El objetivo es que el arrendatario y arrendador estén conformes con cada uno de los puntos mencionados.

Las cláusulas deben ser claras y no quedar abiertas a la interpretación, ya que en ellas se establecerá el uso y cuidado del inmueble, duración del contrato, monto de la cuota y frecuencia, método de pago, intereses moratorios, si habrá o no renovación, cómo se entregará el inmueble al finalizar el contrato, etcétera.

Firmas

Puede celebrarse la firma entre las partes interesadas únicamente o ante un representante legal, según se haya acordado. Sin embargo, es importante que todos hayan entendido cuáles son sus obligaciones antes de firmar.

Además, todas las hojas del contrato deben ser firmadas para evitar que puedan ser sustituidas. De preferencia, debe hacerse con tinta azul para poder diferenciar un documento original de una copia.

Es importante que el arrendatario revise el estado del inmueble antes de firmar. Por lo general, el contrato especifica que se entrega en perfectas condiciones y no siempre es así. Incluso, el arrendador podría desentenderse de algunos ajustes finales no concretados y que podrían generar gran incomodidad en el inquilino.

¿Qué no puede faltar en un contrato de arrendamiento?

Existen varios datos que no pueden faltar en un contrato de arrendamiento:

Datos oficiales verificados

Asegúrate de que los datos del arrendador, arrendatario, fiador y la propiedad sean correctos, pero sobre todo legítimos. Deben estar plenamente verificados con documentación oficial y vigente.

Monto de renta con impuestos

Asegúrate de que el monto incluya impuestos para que no se merme tu renta. Además, es importante especificar que, así como se adquirió el inmueble, el pago del alquiler se realizará con dinero lícito. Recuerda que la ley antilavado en nuestro país sanciona el uso de recursos de procedencia ilícita.

Depósito

Es un pago único que corresponde a una cuota mensual de renta que se pide para asegurar que cualquier gasto que el inquilino deje pendiente será cubierto sin afectar al arrendador. Es importante solicitar esta tarifa, ya que muchos arrendatarios no cubren los gastos de servicios en el último mes. Por este motivo, también se debe especificar que no podrá ser utilizado para cubrir ninguna mensualidad o pago atrasado.

Uso de suelo

Si la propiedad es un domicilio particular, en las cláusulas debes especificar que no puede ser utilizada con propósitos comerciales o cualquier cambio de uso de suelo. Además, agrega un apartado para señalar que tienes la facultad de inspeccionar el inmueble, con previo aviso, para asegurarte de que se le está dando el uso convenido.

Anexo fotográfico

Esto es muy poco utilizado, pero es indispensable para evitar cualquier imprevisto. Un anexo fotográfico te permitirá constatar en qué estado se entregó el inmueble al inquilino. Asimismo, te servirá para hacer efectivo el cobro de reparaciones del depósito.

Inventario

Si el inmueble se arrienda con mobiliario, debe contar con un inventario detallado de muebles, electrodomésticos y demás objetos de valor. Es importante que antes de que se firme el contrato se acredite el estado de conservación de cada una de las cosas enlistadas.

Penalizaciones

Esto es muy importante en caso de retraso de pago, mal uso del inmueble y terminación anticipada del contrato. En cualquiera de esas eventualidades, debes especificar el papel del fiador, pues de esta manera tu patrimonio quedará protegido económica y jurídicamente.

Recursos útiles

Si deseas conocer más sobre el tema, en MilFormatos hemos preparado algunos artículos que te pueden ser de gran utilidad. En los enlaces encontrarás formatos descargables que te serán de gran ayuda:

Te podria interesar

Si te ha servido este documento compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *